EL ECO 3

EL ECO 3

Editorial:
MUSEO EXPERIMENTAL EL ECO
Materia
Revistas
Páginas:
150
Encuadernación:
Otros
$315.00 MXN
IVA incluido
Disponible en 2 semanas
Añadir a la cesta

A lo largo de su historia, el Museo Experimental el Eco ha apostado por la interdisciplinariedad; al llamar a su edificio “escultura habitable” o apelar a la lectura a partir de dibujos o glifos, Mathias Goeritz daba lugar a juegos en los que se muestra la cualidad multidimensional del arte, una antesala de la nocio´n de la “obra de arte total”. La actitud de traspasar las fronteras entre las distintas pra´cticas arti´sticas o de generar lecturas paralelas de un mismo suceso es algo que El Eco continu´a explorando en todos los programas, incluidas sus publicaciones.

Para el nu´mero 3 de la REVISTA invitamos a colaboradores de varios a´mbitos (disen~adores, artistas, escritores, curadores, ilustradores, acade´micos) a interpretar, abrir nuevos enfoques y derivar lecturas de algunos proyectos que se llevaron a cabo en El Eco durante 2014. Las reflexiones abordan dispositivos de exposicio´n y articulacio´n de colaboraciones sociales. Esta publicacio´n tomo´ como punto de partida los modelos de presentacio´n, una cuestio´n que esta´ i´ntimamente ligada a la experimentacio´n y que en la u´ltima de´cada ha sido una pregunta central para muchas instituciones dedicadas a producir exposiciones y proyectos con artistas. Aqui´, durante este an~o, se dio cabida a dispositivos y recorridos que activaron archivos personales y pu´blicos; parte de la programacio´n del museo ocupo´ el espacio pu´blico o la calle; se emplearon mecanismos expositivos como el que ideo´ Lina Bo Bardi para el proyecto inaugural del nuevo edificio del Museo de Arte Contempora´neo de Sa~o Paulo (MASP) en 1968, y se presentaron piezas esce´nicas y performa´ticas que, adema´s, aludi´an a la historia de El Eco como cabaret y espacio para las artes esce´nicas durante las de´cadas en que tuvo una vida cultural diversa y desligada ya de Mathias Goeritz y Daniel Mont, sus creadores. Asi´, todo lo que se presento´ durante 2014 llevo´ al museo a potenciar la socializacio´n de los objetos (fi´sicos o discursivos), dejando a un lado la idea de la obra de arte “aura´tica” e intacta y la ilustracio´n de discursos, apostando, en cambio, por la cercani´a e inclusio´n del arte-espectador e integrando una estrategia pedago´gica.

Esta edicio´n contiene un fragmento de una lista de proyectos de exposicio´n (y algo ma´s), hecha por los curadores de El Eco. La curiosa seleccio´n esta´ organizada en columnas que indican la ubicacio´n de los proyectos en algu´n recinto, o bien en un lugar intermedio (ni dentro ni fuera) y en el exterior, y aporta un universo de referencias (artistas, curadores, cienti´ficos, etc.) que abren posibilidades de presentacio´n, organizacio´n y aproximacio´n a las obras que se exponen.

Uno de los propo´sitos de REVISTA es invitar a artistas a esta conversacio´n abierta. En el nu´mero 3, Luis Carlos Hurtado, artista y melo´mano, interpreto´ con una exe´gesis personal la coleccio´n de vinilos de Guillermo Santamarina, haciendo hincapie´ en algunas referencias y hallazgos en el archivo-ri´o que albergaba la coleccio´n. Por su lado, Vero´nica Gerber Bicecci hizo un relato de lo que no vio en El Eco durante 2014, apelando de manera empa´tica al lector de esta revista, que quiza´ nunca ha visitado el museo o que gusta de revivir los recuerdos y derivar a partir de ellos. Ericka Flo´rez, artista y editora colombiana, entro´ al tema de los li´mites disciplinarios, entre el performance y la conferencia, con la adaptacio´n para esta publicacio´n de su guio´n Hegelian Dancers, una ponencia bailable acerca de la unio´n de opuestos, las relaciones de poder y la salsa.

La investigadora y curadora independiente Catalina Lozano, tambie´n de Colombia, abordo´ cuestiones sobre el colonialismo, en un intento de desmantelar ciertos mecanismos ideolo´gicos modernistas y modelos euroce´ntricos empleados en la exposicio´n Una ma´quina desea instrucciones como un jardi´n desea disciplina, que tuvo lugar en Azkuna Zentroa, Bilbao, en 2014.

En REVISTA tambie´n se publica un texto ine´dito en espan~ol de Anthony Marcellini y Matthew Rana, ambos artistas, escritores y estudiosos ligados a las llamadas “pra´cticas sociales”. Su texto aborda este tema y es una aproximacio´n hacia lo social a partir de elementos que van ma´s alla´ de la experiencia de lo humano. Esta colaboracio´n teje relaciones imprevistas con el resto de los contenidos de la revista.

Se incluye tambie´n una colaboracio´n de Bef (ilustrador, disen~ador y escritor mexicano), quien fascinado por la cultura de los an~os sesenta y setenta elaboro´ la vin~eta para esta edicio´n; en ella se conjuga la mi´tica Zona Rosa al final de los an~os setenta, algunos artistas de la e´poca y un par de personajes ficticios.

Hay una seccio´n de fotografi´as de los eventos y proyectos del Museo Experimental el Eco durante 2014. No olvidemos que el inicio de las derivas o colaboraciones que aqui´ publicamos es aquella experiencia que ya no tocamos.

Uno de los a´mbitos de colaboracio´n social y arti´stica que se destaca con la historia misma del espacio del Museo Experimental el Eco es el teatro. Para el ape´ndice de la REVISTA (seccio´n que siempre ha estado relacionada con el Archivo vivo o con el contexto y proceso del recinto) tenemos una investigacio´n de Rodolfo Obrego´n, maestro del Centro Universitario de Teatro (CUT) e investigador sobre teatro en Me´xico, acerca del surgimiento y desarrollo de El Eco como espacio esce´nico. Esta seccio´n inicia con un gesto de la artista Evelise Millet que alude a la historia del edificio de El Eco en una bu´squeda de la genealogi´a de sus formas.

REVISTA se propone revisitar las exposiciones en El Eco a partir de las preguntas, nociones y temas lanzados tanto en el proceso de planeacio´n y produccio´n de la actividad del museo, como en el momento de contacto con el pu´blico. Este acercamiento considera una variedad de enfoques que ofrece a los visitantes y lectores del museo y de la revista elementos para organizar las memorias de los proyectos de arte presentados o las especulaciones que de la visita y la lectura surjan en su propio museo imaginario.