PEDRO AZARA. CASTILLOS EN EL AIRE. MITO Y ARQUITECTURA EN OCCIDENTE

PEDRO AZARA. CASTILLOS EN EL AIRE. MITO Y ARQUITECTURA EN OCCIDENTE

Editorial:
GUSTAVO GILLI
Año de edición:
Materia
Arquitectura
ISBN:
978-84-252-2018-0
Páginas:
288
Encuadernación:
Cartoné
$430.00 MXN
IVA incluido
Disponible en 2 semanas
Añadir a la cesta

Esta colección de artículos sobre 'mito y arquitectura en Occidente' reúne tanto un escrito ya publicado (en francés), aunque ampliado para la ocasión, como textos inéditos o redactados recientemente para este libro.

Todos los artículos son posteriores al año 2000 —y son consecuencia de unos primeros estudios sobre el imaginario arquitectónico antiguo (mítico y gráfico) plasmados en exposiciones, conferencias y congresos, así como en actas y textos de catálogos y de revistas.

Unos pocos temas o motivos, relacionados con el imaginario arquitectónico, con la compleja imagen idealizada o maldita que el hombre se ha hecho acerca de lo que le ha protegido o le ha arruinado la vida (la arquitectura —el santuario, la tumba y el palacio— y la ciudad amurallada, defendida de un entorno hostil), reaparecen una y otra vez. Así, destacan (sin orden de preferencia):

— el origen divino de la arquitectura y de la ciudad y las características casi comunes de los dioses constructores (no sólo en Occidente);
— la concepción del espacio habitable como un círculo de luz en la oscuridad;
— la arquitectura entendida como una proyección en la tierra de un modelo celestial o invisible (la Jerusalén celeste, los hekhalots o templos celestiales en la Cábala, el santuario de los Anunaki o el palacio de Gundosforo);
— la ciudad (como un espacio de vida) y su opuesto: el laberinto (una trampa mortal); la lucha entre el héroe fundador, portador de la luz, y el monstruo, como el Minotauro, símbolo de la noche y del caos;
— la compleja imagen del fundador (una figura distinta de los demás mortales, causante de desgracias y venturas) y de sus gestas heroicas a fin de traer la luz a la tierra;
— el simbolismo de la 'gemelidad' de dichos constructores (el tema de los seres gemelos y de su singularidad, presente, por ejemplo, en la figura de santo Tomás, el patrón de los arquitectos), y lo que ésta aporta al significado de la creación artística, y arquitectónica en particular;
— el imaginario arquitectónico a través de la figura de los patrones de las artes edilicias; — el significado de los ritos fundacionales, en ocasiones cruentos, y su pervivencia hasta nuestros días en la ceremonia de la colocación de la primera piedra, presidida por poderes políticos y religiosos; — la danza, las procesiones y el origen de la ciudad (la planta de la ciudad reproduciría las trazas que los devotos iluminados o los danzantes extáticos iban dejando en la tierra);
— la relación entre la imagen contemporánea de la arquitectura y la que los mitos y las leyendas dejan traslucir, es decir, la importancia que la acción de edificar ha supuesto para la vida, incluso para la propia concepción del ser humano, del mortal, emplazado entre los muertos y los inmortales.

Otros libros del autor