PERPETUAR LA BELLEZA. INGRES

PERPETUAR LA BELLEZA. INGRES

Editorial:
CASIMIRO
Materia
Teoría
ISBN:
978-84-15715-66-5
Páginas:
96
Encuadernación:
Rústica
$280.00 MXN
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Después de Fidias y Rafael, nada de esencial queda por descubrir en el arte; sólo nos queda la obligación de preservar el culto de lo verdadero y perpetuar la tradición de lo bello. Ingres, útimo representante de los grandes pintores del neoclasicismo francés, Ingres se presenta sin embargo con una postura ambigua frente a los postulados clasicistas que le sitúan dentro del germen del movimiento romántico. Estudió en la Academia de Toulouse, antes de trasladarse en 1797 a París, donde fue alumno de J. L. David. En 1801 ganó el Prix de Rome con Aquiles y los enviados de Agamenón, pero no pudo ir a Italia por motivos políticos y comenzó a trabajar como pintor en París. Cumplió peticiones privadas, sobre todo retratos (Mademoiselle Ríviére) y encargos oficiales (Bonaparte, primer cónsul y Napoleón emperador). En 1807 Jean Auguste Dominique Ingres pudo establecerse por fin en Roma, subvencionado por el gobierno francés y, cuando se le acabó la beca, decidió permanecer en la ciudad por su cuenta. No le faltaron los encargos, en particular de la colonia francesa y de Napoleón, para quien decoró su palacio en Roma.