SACRALIZACIÓN, CULTO Y RELIGIOSIDAD EN LA ARQUITECTURA LATINOAMERICANA 1960-2010

SACRALIZACIÓN, CULTO Y RELIGIOSIDAD EN LA ARQUITECTURA LATINOAMERICANA 1960-2010

Editorial:
FACULTAD DE ARQUITECTURA
Materia
Arquitectura
ISBN:
978-607-02-0850-8
Páginas:
188
Encuadernación:
Rústica
$262.50 MXN
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Este volumen forma parte de una colección de textos más amplia, que recoge trabajos
de profesores vinculados al CIEP de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Los
libros también están abiertos a colaboraciones externas, ya que todos ellos han
surgido como actas de un congreso anterior. En este caso, el tema que nos ocupa es
la construcción del edifi
cio para el culto religioso, en palabras de los editores Peter
Krieger e Iván San Martín, «tal vez uno de los últimos refugios para la creatividad
arquitectónico-artística».
El argumento se va desgranando a través de los distintos ensayos, con enfoques muy
diferentes. Krieger y San Martín, que abren y cierran el volumen, abordan el tema en
su conjunto, eso sí, centrándolo en México: el primero trata de las iglesias católicas,
mientras que el segundo se refi
ere a las demás confesiones presentes en el país.
A continuación, Lucía Santa Ana, de su mismo equipo, estudia la transformación
sufrida por las iglesias católicas mexicanas desde los años sesenta, cuando se empezaron
a aplicar las indicaciones del Concilio Vaticano II. Existen cuatro monografías sobre
arquitectos concretos: los mexicanos Alberto González Pozo, Enrique de la Mora
y Palomar, y Carlos Mijares Bracho —autor de una elegante obra que podríamos
califi
car de regionalista—, y el brasileño Óscar Niemeyer, cuya catedral en Brasilia
analiza Andrey Rosenthal con todo detalle.
Dos investigadores europeos —la historiadora española María Diéguez Melo y el
arquitecto italiano Luigi Bartolomei— tratan sobre unas realidades no tan diversas
como cabría suponer. El texto de Diéguez, muy cuidado, prosigue con la polémica
discusión abierta hace años por Maurizio Bergamo y Mattia del Prete sobre la
estética arquitectónica del camino neocatecumenal.

Tal vez lo que más puede sorprender a un lector interesado sea la escasa atención
por la liturgia que muestran los especialistas mexicanos. Pienso que al eliminar el
componente programático de las iglesias, reducen sobremanera las posibilidades
de análisis de las arquitecturas concretas, convirtiéndolas en textos puramente
descriptivos. Pero lo que no parece aceptable en este contexto es llevar las cosas al
límite; si se aborda el fenómeno religioso como si fuera una burda superstición o, en
el mejor de los casos, una ilusión colectiva —como hace Krieger en su vehemente
texto introductorio—, uno debería preguntarse previamente si vale la pena dedicarse
al estudio —o a la construcción— de la arquitectura religiosa.