TRA(NS)DUCCIONES INVISIBLES.HACIA UNA LECTURA DEL ARTE SONORO A TREVÉS DEL LA OBRA DE JUAN DOWNEY

TRA(NS)DUCCIONES INVISIBLES.HACIA UNA LECTURA DEL ARTE SONORO A TREVÉS DEL LA OBRA DE JUAN DOWNEY

Editorial:
ANA MARIA ESTRADA ZÚÑIGA
Materia
Arte sonoro
Páginas:
75
Encuadernación:
Rústica
$420.00 MXN
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

El desafío que este libro nos busca proponer, recoge en cierto modo la continuidad de una pregunta que la autora había formulado en lo que es un precedente directo de esta investigación, el libro Sonidos Visibles. Antecedentes y desarrollo del arte sonoro en Chile, siendo en ambos casos la atención crítica hacia el presente lo que hilvana la operación historiográfica respecto al arte sonoro. De ahí entonces que este nuevo libro que Ana María Estrada nos propone leer, señale a partir de la obra del artista chileno Juan Downey, especialmente aquella desarrollada entre los años sesenta y ochenta, una posible vía de ingreso a la historia del (aún) descampado espacio del arte sonoro a nivel local. El texto transita justamente por este territorio, aunque sin desconocer posibles y necesarias conexiones internacionales con las propuestas de artistas seminales en el uso del sonido como recurso estético, como es el caso del encuentro con los postulados del grupo Fluxus a través del uso del videoarte y la experimentación. El propósito fundamental es, entonces, enfocarse en la huella que la obra de Juan Downey podría sugerir, específicamente sobre el trayecto de cuatro mujeres artistas que se encuentran experimentando hoy con el uso del sonido: Mónica Bate, Bárbara González, Valentina Villarroel, a las cuales se suma el trabajo de la propia autora, Ana María Estrada. Esta posible conexión entre una parte de la obra de Downey y ciertas posiciones estéticas en el presente, me parece no sólo una propuesta inteligente, sino también desafiante en relación a la historia de las prácticas artísticas. Ello puesto que implica pensar de otro modo, creo yo, el desfase existente entre ciertos lenguajes, y el uso que de él realizan los artistas chilenos (“videistas de domingo”, como se proponía a sí mismo Dittborn en esa pieza de arte postal que es Satelitenis). Considerando entonces el pasado no sólo como aquel impulso siempre desfasado del archivo, sino apelando más bien a las relaciones sincrónicas con el pasado en las búsquedas y experimentaciones artísticas locales, el tránsito que se ensaya a través de la historia del arte sonoro en Chile, ofrece aquí posibilidades de interpretación que resaltan justamente una lectura de él.

Otros libros del autor