Los libros del mes

Cada mes EXIT La Librería les ofrece un título, que no son necesariamente una novedad. Los recomendamos por su originalidad, por la calidad de su edición o por la importancia de su contenido. A veces serán libros recuperados del fondo de nuestra memoria, otras hallazgos curiosos. En ocasiones rarezas, y frecuentemente el libro ese del que todo el mundo habla. De teoría, de cine, fotografía, catálogo de exposición, porque todos los libros son interesantes, pero hay algunos que nos resultan especialmente irresistibles.

 

Octubre

Octubre

El elogio de la sombra

Junichiro Tanizaki

Año: 2009

Encuadernación: Rústica

ISBN: 978-84-7844-258-4

Páginas: 96

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sabemos que todo se relaciona de alguna forma. En menor o mayor medida, las cosas se conectan por medio de hilos que vamos formando. En un mundo aparentemente globalizado, las diferencias entre oriente y occidente parecieran difuminarse. Tal afirmación es insostenible después de revisar la historia y la cosmovisión de las distintas culturas. Lo que para algunos es bello para otros no tanto y lo que se asume como estándar de estética en un sitio en otro lugar se aborrece o rechaza. La arquitectura, el arte y la filosofía a veces convergen en textos imprescindibles.  

En el ensayo clásico Elogio de la sombra Junichiro Tanizaki plantea de una forma clara y casi poética, por qué en la cultura japonesa se toma en cuenta la penumbra y las tinieblas como parte fundamental para complementar la luz. No habría belleza sin la sombra. No habría tranquilidad sin ruido y caos. El contraste es lo que nos permite apreciar y diferenciar entre lo placentero y lo molesto. Precisamente este ensayo es de contrastes a varios niveles, desde lo cultural hasta lo emocional.  Mientras que en occidente nos educan para adorar lo luminoso, lo brillante. En Japón las cosas son más oscuras y ricas. Sin temor o animadversión por las sombras, se aprecia aquello que no está a plena vista, los detalles que para el que va de prisa son invisibles.

Un ejemplo del contraste que plantea Junichiro, es cuando habla del baño. Menciona que en Japón han alcanzado la cumbre del refinamiento en la arquitectura del baño y la construcción del retrete. La importancia del baño es medular, ese momento tan personal y apartado, debe estar rodeado de la naturaleza, con paredes de madera olores agradables. Mientras que occidente a hecho del tema del baño un tema casi tabú. Algo desagradable e innombrable.  Los occidentales negamos esa parte escatológica al grado de ser considerado un tema sucio, que podría considerarse una negación de nosotros mismos o al menos de una parte que hemos creado y viene de nuestro interior.

La literatura, la arquitectura y el arte en Japón, buscan parar la velocidad esquizofrénica a la que estamos acostumbrados, basta ver una película de Ozu o Kurosawa para entender la contemplación que no busca satisfacer a la sociedad del espectáculo. Este ensayo nos muestra una forma de vivir y apreciar aquellas cosas que pasan desapercibidas; tomarnos un tiempo para disfrutar de la arquitectura y su sombra. Un libro que puede ser leído como un postulado filosófico que opta por detener el tiempo, escuchar el rio, saborear lo que comemos, disfrutar la sutileza que hemos ´perdido por la publicidad pornográfica, la educación y el “American dream” que privilegia lo ostentoso, lo brillante, la acumulación desmedida de cosas. El elogio de la sombra es un clásico para todos los interesados en la estética, la filosofía o la cultura japonesa en general. Es un respiro para nuestra vida a tropel.

Agosto

Agosto

Amoniaco

Editorial: Newwer

Año: 2017

Encuadernación: Otros

ISBN: 978-607-97390-0-3

Páginas: 90

 

 

 

 

 

 

“Y así, el espíritu de Harsthorn todo lo transformó”. Única frase, casi imperceptible en el libro de Amoniaco, que anuncia un viaje distópico por una ciudad arrasada por la autodestrucción humana. Este impulso que se confunde, entre vital y mortal. El discurso de progreso intenta ocultar la codicia más vil en algunas personas. Gente que ha perdido el contacto con la empatía. Pareciera que, su único interés es hacer dinero en el menor tiempo posible, sin importar el daño ambiental y emocional. El licor amoniacal se huele en cada página y no de manera metafórica, literalmente este libro se huele, te marea, te mal viaja, te abre algo que duele e incomoda.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Amoniaco también se escucha: maquinas, engranes, hierro torcido, fábricas abandonadas, ratas que han sobrevivido el derrame futurista… un sonido cacofónico, repetitivo, infinito, casi bailable. Las máquinas no se quejan, siguen trabajando, sudan aceite y a veces parecen rebelarse mutilando obreros.

Cráneos, muchos cráneos, Gerardo Montiel tiene una filia por recordarnos que la vida acaba y que no hay nada más democrático que la muerte. El amoniaco se produce naturalmente por plantas y animales en descomposición. Nosotros somos un animal que morirá y será corrompido, pero tal vez dramaticemos de más y no aceptamos la finitud, por eso el desprecio a la materia y al mundo que habitamos. Pero a veces hay destellos de afecto por el otro, pasiones que salen con torpeza y que se reflejan en las imágenes casi como espejos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una obra lúdica que permite doblar páginas, empezarlo a hojear anárquicamente. De este libro se imprimieron 666 no de manera fortuita. Cada pieza es única e irrepetible, parece una protesta contra la homogeneización o producción de la mercancía. Después de este camino fangoso e industrial, puedes encontrar en las imágenes, colores y tintas algo de esperanza, algo que va más allá de una experiencia estética. Flores en medio de este caos. Porque al final el amoniaco también sirve para limpiar y fertilizar.

Julio

Julio

Violencias Expandidas

Editorial: Brumaria

Año: 2010

Encuadernación: Rústica

ISBN: 978-84-614-3472-5

Páginas: 242

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“¿Sólo la violencia puede cambiar este mundo asesino?”

Vivimos una realidad violenta a nivel social, cultural, económica y hasta amorosa. Una verdad que se ha normalizado es pensar que las cosas no pueden ser de otra forma. La ira, el asesinato y la competencia caníbal está en nuestra naturaleza ¿Será que vivimos en una guerra interna que sale a la luz a la mínima provocación? ¿Somos el fruto de una historia sangrienta? ¿La pulsión de vida busca sobrevivir a un ambiente hostil preconcebido?... Pero de qué forma el arte aborda estas cuestiones y construye realidades alternas  a la visceralidad.

Podemos afirmar que vivimos en una especie de guerra expandida, en la cual los conflictos rebasan a los Estados-nación, afectándonos en nuestra soberanía política y corporal. Ante este escenario oscuro el papel del arte luce poco claro y hasta inocuo.  Pero si lo pensamos bien el arte no es tan inofensivo como los poderosos quisieran. El arte puede ser una fuga y un punto crítico-subversivo, que, si lo queremos ver de forma romántica, puede ser capaz de “despertar conciencias”. Los medios de comunicación nos dan la verdad masticada y digerida, pero el arte es un campo abierto, algo inconcluso y que deja más preguntas que certezas; Una angustia positiva.  Más preguntas ¿Es posible disociar el arte de la política? ¿Qué tanto se puede cambiar al mundo de forma pacífica? ¿No será cómodo para los políticos que la gente se manifieste pacíficamente? No sabemos qué tanto se ha ganado con base en las armas o qué tanto se ha perdido.

 

“Violencias expandidas” no busca agotar el tema de la violencia, sería imposible que un libro lo hiciera. Los tentáculos del tema alcanzan cada rincón de nuestra historia y de nuestro presente. Lo que si logra este libro es abrir una pequeña rendija en esta carnicería, sistematizada y administrada por el Estado. Ante esta barbarie nos queda como contraparte, el consenso, la política, el ágora, la organización y por supuesto el arte. Este compendio excepcional, reúne textos de diversas épocas y de corrientes de pensamiento, incluso pueden llegar a ser contradictorios entre sí, pero al final los hilos conductores de estos 101 escritos nos llevan por la concepción que se tiene de la violencia a través de muchos siglos.  Para darnos una idea de lo que propone este proyecto basta con mencionar que podremos encontrar desde fragmentos de una tragedia de Esquilo hasta piezas de The Clash o Leonard Cohen. Pasando por Adorno, Agamben, Einstein, Godard, Foucault,  Rosa Luxemburgo… Escritos diversos y ricos en contenido, que permiten ir construyendo un concepto más amplio y complejo de la violencia. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Filosofía, política, economía, música, psicología, mitología… Todo convergiendo anárquicamente. Este es uno de esos libros que puedes abrir en cualquier página y siempre encontrarás algo digno de leer y no porque sea facilón o tramposo, sino porque toca una de las fibras más sensibles del ser humano, que es esta conexión con lo primitivo, con los intestinos y con la realidad brutal, imposible de ignorar. Tal vez este libro no te hará más ligera la tarde, pero si ampliará la perspectiva que tenemos de nuestra relación con la violencia en un contexto que no ha cambiado tanto como pudiera pensarse. Los males de la humanidad son muy añejos y las formas de enfrentarlos también.

 

 

Junio

Junio

Conversaciones en México. Hans Ulrich Obrist.

Editorial: Fundación Alumnos 47

Año: 2016

Encuadernación: Cartoné

ISBN: 978-0-9962156-1-9

Páginas: 352

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tenemos a un cliente en la librería que siempre nos dice: “cada vez que les llegue un libro sobre entrevistas o diálogos entre artistas, por favor avísenme.” Según él, porque es allí donde más se le aprende al artista. Y es que es justo en este “choque” e intercambio de perspectivas en donde suelen suscitarse increíbles destellos de conocimiento. En donde si el entrevistador es bueno funge como catalizador. De entrada, al ser Hans Ulrich Obrist el encargado de entablar las conversaciones con todos estos íconos de la cultura mexicana, en si ya es una garantía. Estamos hablando de uno de los curadores más conocidos dentro del arte contemporáneo, a quien ya sólo le falta sacar un libro de conversaciones consigo mismo. Un experto en el arte de la entrevista y una figura clave en el mundo del arte actual. Está de más ahondar demasiado en su currículo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El libro en sí es un mirador a distintas épocas y escenarios, en donde a través de todo tipo de respuestas uno puede husmear un poquito e imaginarse cómo eran las cosas entonces. También darse cuenta de que poco han cambiado algunas cosas hasta el día de hoy. La mayoría de artistas, escritores, músicos y arquitectos siguen siendo personas priviliegiadas, pertenecientes a un club privado tácito y no por ello se ponen en duda su talento, creatividad y legado. Muchos de los entrevistados son amigos, otras veces tan sólo conocidos coincidiendo en alguna fiesta o reunión. De pronto se siente el libro como una especie de novela en donde todos se conectan en algún punto, ya sea en algún momento político coyuntural o en sus referentes artísticos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero lo que en sí es el libro, es un océano de referencias, citas, conocimiento y anécdotas fantásticas que develan de que estaban hechos todos y cada uno de estos personajes. Comenzando con Esquivel, el rey del pop de la era espacial, quien desafortunadamente murió un año después de esta entrevista en la cual revela sus inverosímiles métodos a la hora de componer y grabar discos. "Frank Sinatra solía venir a verme cuando estaba en la ciudad. Solía llegar a mi show, y yo siempre sabía que estaba ahí porque mandaba notas en las servilletas diciento, “play Bye-bye blues”. 

 

 

Por otro lado Teodoro Gonzalez de León habla acerca de la fuerte influencia que tuvo Juan O'Gorman, Le Corbusier y Mathias Goeritz en su formación; La génesis detrás de las obras más importantes de Margo Glantz; La apropiación y nutrición del arte contemporáneo a través de la artesanía mexicana según Eduardo Terrazas y la influencia del curador Gamboa en su trabajo; Las peripecias que hubo en los legendarios viajes de Santiago Genovés y sobre todo el el impacto mediático que tuvo; Friedeberg pateando una Caja de brillo en la casa de Philip Johnson y todo el proceso artístico, urbanístico y político de las olimpiadas del 68, de la boca de Pedro Ramírez Vázquez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Adquirir el libro

 

 

 

Mayo

Mayo

La moneda viva

Autor: Pierre Klossowski 

Traducción: Manuel Arranz 

ISBN: 978-84-15297-65-9 

Encuadernación: Rústica 

Formato: 17x11 cm  Páginas 84

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parece que los libros han dejado de ser una herramienta peligrosa en contra de los valores establecidos, el poder y la ideología dominante. Ya no vemos que se quemen en hogueras los títulos que “envenenan” a nuestra juventud o se encierren a escritores por hacer manifiestos que rompan estructuras e inviten a la insurrección intelectual y práctica. Todo esto en teoría. Pero si revisamos bien algunos textos que se pierden en los estantes de las librerías tienen mucho que provocar aún. “La moneda viva” de Pierre Klossowski es uno de esas bombas maestras que se han perdido en el mundo de la sobre información. Relacionar el deseo, el cuerpo y la economía suena a las teorías de filósofos posmodernos tan citados en la actualidad, Agamben, Baudrillard, Lyotard, entre otros de esta talla, han encontrado en este pequeño ensayo las claves de la condición humana, una condición que apunta hacía la mercantilización de nuestra sexualidad, nuestras relaciones y de nosotros mismos.

El filósofo y artista Pierre Klossowski, encontró en el Marqués de Sade la inspiración necesaria, para reflexionar en torno a lo que se puede comprar y a lo que no, también a las ganancias o gratificaciones que obtenemos en forma de placer o billetes en nuestros cuerpos, hundidos en una sociedad que desea más de lo que necesita siendo nuestra piel la última frontera “fantasma” transgredible. En este sentido uno de los principales postulados es que en el modelo social industrial que vivimos predomina la sobre producción y consumo inhibiendo nuestras necesidades y deseos reales. Hoy en día reina un nuevo valor de intercambio que busca satisfacer incluso aquello de lo que no carecemos. “La moneda viva” desnuda a los sujetos que buscan en el despilfarro y agotamiento las prótesis o “fantasmas” que satisfagan el vacío.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El autor sugiere que hemos llegado a un límite de ofertar cosas, y lo que nos queda es impulsar o vender nuestro deseo, ese soplo vital que nos obliga a seguir respirando. Ya no hay otra cosa que nos sacie más que nuestro cuerpo y sus bordes, entonces la unidad de cambio ad hoc sería el deseo de la carne, entendida como la idea de Sade de fundirse en el otro como una de las más grandes perversiones; transgredir el cuerpo del otro, poseerlo y sublimarlo. Pierre completa algunas ideas apoyándose en Nietzsche, cuando menciona que el hombre se verá reducido en su propio fantasma para ser digerido por el dios negociable y mercantilizado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este libro es una invitación o un coqueteo a replantear todas las estructuras que creímos sólidas, reconsiderar el valor que le damos al dinero y qué tanto es lo que valemos como objetos mercantiles. La nueva unidad de cambio es el goce que satisface a una economía inexistente, de placeres insaciables. El cuerpo es nuestro banco erotizado que permite llevar nuestras vidas por la vía del simulacro. Klossowski advierte el peligro o las ventajas de llevar lo único que nos pertenece totalmente, a las bolsas de cambio dentro de la economía global. Así el dinero se vuelve un objeto obsoleto ante nuestras necesidades más primarias. Nuestros cuerpos son las monedas que respiran, que en el mejor de los casos podrían eliminar la necesidad fantasmagórica de cubrir necesidades en simulacros de vida con metal y papel.

 

Marzo

Marzo

ARTOONS

Autor: Pablo Helguera

ISBN: 978-84-16205-23-3

Características: 130 x 200 mm , 204 páginas

Edición: 2016

Idioma: Español

Publica: Consonni (España)

 

 

 

 

 

Ad Reinhardt, Richard PrincePablo Helguera. La re-visión de una realidad social y artística a través de una mirada artística, culta, pero sobre todo, cargada de experiencia y de sentido del humor, es el nexo que los puede vincular. Pablo Helguera (Ciudad de México, 1971) es un artista, pedagogo y escritor afincado en Nueva York, que desarrolla su trabajo entre la pedagogía y la sociología del arte. Escritor conspicuo ha demostrado claramente su actitud ante el mundo del arte en sus libros anteriores, como el Manual de estilo del arte contemporáneo y en proyectos que jugaban con la comprensión y de alguna manera la complicidad del lector/espectador, como The Juvenal Players, retrospectiva del artista ficticio Juvenal Merst.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vive en Nueva York desde los 18 años y su visión del mundo del arte, vivida siempre en primera persona, le llevó (coincidiendo con la aparición de las redes sociales)  a utilizar los dibujos, las viñetas, los chistes, con un dibujo simple y nada pretencioso, pero con comentarios provocadores, irónicos y llenos de brillantez, que durante años se han visto reproducidos en diferentes medios. La comunicación, y la idea de que el arte en su desarrollo social se ha convertido en otra cosa le da pie para utilizar el humor y el arte como un espacio de reflexión y de crítica. Ahora la editorial Consonni (España, San Sebastian) reúne toda esta producción en el libro Artoons, una autentica y delicada joya que no solamente nos hace sonreír sino pensar y reflexionar. Es lo que tiene la inteligencia, que sirve para todo…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comprar

 

Febrero

Febrero

De vacaciones por la vida. Memorias no autorizadas del pintor Pedro Friedeberg

Relatadas a José Cervantes

Publica: Trilce

 

 

Las biografías se suelen publicar cuando el protagonista ya no está presente para corregir, renegar o querellarse con el autor. Aunque por lo general las biografías de los artistas suelen ser  cantos elegiacos encargados de antemano. Otra cosa son las autobiografías, que naturalmente son palabra de ley, pues se supone que el que firma ha sido quien no solo fue testigo sino protagonista. Pero con Friedeberg las cosas suelen ser de otra manera, casi siempre. Este libro “De vacaciones por la vida” no es una autobiografía porque eFriedeberg  no las escribe, las cuenta. Pero tampoco es estrictamente una autobiografía, pues Friedeberg, como chismoso confeso, no habla tanto de el cómo de todos los demás que le rodean en cada momento, época o trance de su vida. Realmente la presencia del pintor es el hilo conductor de una sociedad mexicana cultural “ma non troppo” que evoluciona a lo largo de su vida, desde su nacimiento en Florencia, Italia en enero de 1936 de padres alemanes que huían de una Alemania en descomposición, hasta los inicios de los años 2000. Si bien su presencia va datando los años y los momentos, desde su adolescencia los personajes son los otros.

 Es interesante conocer su origen y su peculiar forma de ver la familia, la educación y, por supuesto, esa desenfadada forma con la que retrata a artistas, arquitectos, amigos y conocidos. Porque enemigos realmente no parece haber, suben en la balanza unos y bajan otros, coyunturalmente, algunos nombres se mantienen a lo largo de los años y otros aparecen y desaparecen como luz de gas. Anita Brenner, Antonio  Souza, Mathias Goeritz, Remedios  Varo, Leonora Carrrington,  Luis Barragan, Gunther Gerszo, Rufino Tamayo, Jose Luis Cuevas, Chucho Reyes, Ricardo Legorreta, y algunos no tan célebres, maridos y mujeres, amantes, amigos y paseantes por la vida. Pero también, y tal vez sobre todo la cambiante ciudad de Mexico, una ciudad que cambia de una forma vertiginosa ante una sociedad formada por extranjeros emigrados que, como todos los emigrantes y refugiados, huyen de algo, ya sean guerras, matrimonios fracasados, ruinas relativas, y que conforman una sociedad culta y muy buen vivir, gracias en gran medida a la compañía de los norteamericanos que viajan al patio de atrás (igual que los ingleses se iban a Grecia o a Italia, donde sus monedas valían diez o veinte veces más) y a una sociedad mexicana rica y sin  referentes sociales claros. El nacimiento de las primeras galerías, las primeras exposiciones de los grandes artistas de México y en México desde los 50 en adelante.

 

Friedeberg es, claramente, un provocador, tal vez el penúltimo surrealista que mira la vida pasar desde un sillón de estilo inglés, rodeado de arte y un cierto lujo.  Sus últimas páginas lo dejan claro, si es que algún lector que llegue hasta aquí no lo había notado todavía. En “Los diez mandamientos según Pedro Friedeberg” deja claro su estilo surrealista, su forma de ir por la vida y otros aspectos que siendo simpáticos resultan tan personales que definen en gran medida no solo su obra, su estilo, sino su personalidad:  I Jamás portarás cachucha de béisbol o pantalones de mezclilla / II Nunca leerás  best-sellers o libros de autoayuda/ III Nunca nadaras con los zapatos puestos / IV Jamás viajarás en clase turista / VIII Siempre dejaras propinas gigantescas / IX Nunca abrirás una lata de sardinas con un secador de pelo…. Valgan estos pocos “mandamientos”  como ejemplo de su religión personal.

Un libro divertido que se lee con una sonrisa, viendo desfilar a personajes míticos como simples individuos con sus miserias y sus manías. Pero también una crónica de una sociedad ya por suerte desaparecida (o casi) formada por ricos ociosos, donde todos los nombres o son de origen extranjero o son compuestos. Una sociedad clasista en la que no se sabe de qué vive nadie, pues al parecer nada hacen, excepto viajar por meses por  Estados Unidos y Europa, para ver amigos, inaugurar exposiciones, descansar ( no se explica de que) y conocer a personajes a cada cual mas excéntricos, coleccionistas, escritores, y allegados varios.

Un libro que hay que leer pues nos da una imagen diferente de una época y de unos personajes más reconocidos que conocidos, a través de un observador de primera línea. Pues Friedeberg pasa por todos estos años, por todas estas circunstancias y a través de todos estos famosos y famosas, aparentemente sin mácula, como un espectador privilegiado, con sus comentarios conservadores y clasicistas sobre e arte, con una mirada desde arriba sobre la sociedad y la historia, pero, eso sí, con mucha gracia.

(TRILCE EDICIONES, 2010/2011. 432 páginas. Ilustraciones de Pedro Friedeberg. $ 600 )

Comprar