EL JUEGO AFRICANO DE LO CONTEMPORÁNEO

EL JUEGO AFRICANO DE LO CONTEMPORÁNEO

Editorial:
MAC
Año de edición:
Materia
Exposiciones colectivas
ISBN:
978-84-923861-8-5
Páginas:
296
Encuadernación:
Rústica
$700.00 MXN
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Artistas. Chéri Samba, IngridMwangiRobertHutter, El Anatsui, Willie Bester, Samuel Fosso y Osvaldo da Fonseca
Textos. Virginie Andriamirado, Jean Godefroy Bidima, Jöelle Busca, Daniel Derrien, Anna Maria Guasch, Yacouba Konaté, Lourdes Méndez, Landry-Wilfrid Miampika, Adriano Mixinge y Simon Njami

El juego africano de lo contemporáneo es una aproximación a las complejas y poco conocidas propuestas artísticas del África subsahariana, en su inabarcable diversidad de lenguajes y tensiones, a partir del trabajo de seis autores que residen tanto en Europa como en África. Lejos de todo victimismo, y también de toda autocomplacencia, la exposición y su catálogo se sumergen de cabeza en problemas tan acuciantes como la búsqueda de un lenguaje propio, la influencia del exilio y la convivencia con otros tipos de arte, el equívoco papel de lo ancestral en las prácticas de estos creadores o los obstáculos a los que se enfrentan para ser aceptados por parte de crítica y público, tanto en el escenario africano como en el internacional.

Pinturas, fotografías, vídeo-instalaciones y esculturas dan forma a una muestra que reúne casi medio centenar de obras, firmadas por algunos de los representantes más célebres de varias generaciones de artistas subsaharianos: el fotógrafo de Camerún Samuel Fosso, el escultor y pintor de Sudáfrica Willie Bester, el escultor de Ghana El Anatsui, el pintor de Congo Democrático Chéri Samba, el binomio de vídeo-artistas de Kenia Ingrid Mwangi y Robert Hutter y el escultor, pintor y fotógrafo de Angola Osvaldo da Fonseca.

El juego africano de lo contemporáneo cuenta con el apoyo de la Dirección General de Política e Industrias Culturales del Ministerio de Cultura y de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), instituciones que han sabido valorar la singularidad e importancia internacional de este proyecto, en el que coinciden obras procedentes de colecciones privadas afincadas en países como Nigeria, Estados Unidos, Holanda, Francia e Italia.